jueves, 17 de septiembre de 2009

diez

Hace dos semanas tuve el examen de matemáticas más pavo de toda mi vida. Me preparé demasiado bien para un tema que había dado en octavo (era razonable, tenía que levantar un 4) nada más porque la profesora venía andando con el c*lo dado vuelta durante todo el primer trimestre y parecía que aunque estaba dando cosas para preadolescentes de 12 años nos iba a mandar a marzo a todos igual. Resultado: nos dio vueltas dos o tres clases con las notas hasta que al final las dio; oficialmente tengo un diez (el primero en años) en el segundo trimestre de matemática y nada más necesito un 7 para no verle nunca más la cara de galleta marinera a esa pobre mujer. Tengo casi cocinadas dos de las tres materias que tengo bajas; queda Lengua, una de las que más me gustan y practicamente en la que peor me va. Necesito un 8 nada más, si me tiene compasión mi vida va a ser un poquitito más fácil de ahora en más; ni hablar de que ya faltan dos meses para que terminen las clases y definitivamente tengo ganas de en diciembre no hacer más nada, más aun pensando que en febrero está el curso de ingreso y ya no voy a volver a tener vacaciones largas nunca más. Depresivo, sí.
Fue raro hoy llegar a casa y que no estuvieran acá mis viejos. Yo no me llevo la peor parte de que no estén, sin embargo se siente, estando cerca de camila se siente y mucho. Hay días en que quisiera volver a tener su edad, pero estos definitivamente son la excepción.

2 comentarios:

pablobautista dijo...

si aprobas todas la metrias cunado empieces la facultad se te va a ser todo re facil,no sigas mi ejemplo qeu casi tengo que dejar la facultad por no tener aprobada filosofia(nota recuperatorio 10,acompañado de expresiones sorpresivas de parte de los profesores).

un abratzo,Lu!

Charito dijo...

Random, tan random como tu cabeza...