martes, 23 de septiembre de 2008

evelyn sabrina

Tengo que escribir(te). No querés escucharme y la verdad es que tampoco estoy buscando que lo hagas, esto es un espacio público y cada cual hace lo que se le da la gana. Si hablo de vos, y pongo nombres (Evelyn Sabrina Arias ) quizá te llame la atención, o quizá te produsca repulsión por ser yo quien escribe. Pensá en esto: ya sé que estuve mal. No te voy a volver a llamar, no creo que quieras hablar conmigo. No te voy a volver a llamar para que practicamente me digas que me voy a morir en una casa vieja y sola por lo mierda de persona que soy. Entiendo que hice las cosas mal, o no las hice como me gustarían, te pedí disculpas por el hecho de que no estuve ahí para tu cumpleaños pero sé que no es suficiente para vos. Los días están en el calendario, y sé que hice las cosas mal (te lo repito por si no entendés). Si nadie hubiera querido verme para mi cumpleaños lo habría entendido. Entiendo, es decir, odio profundamente que la gente no entienda, que no escuche. Tengo amigos que sí lo hacen (en mi hora y media de llanto, conté a cinco que me apoyaron. Tengo gente al lado mío, y leen, y saben pero a VOS muchas gracias por no bancarme de todos modos.) Hoy perdí mucho de lo que fui, pero odio tu manera de hacer las cosas hoy en día. Siempre vos tenés la razón, no lo niego. Me borré e hice la mía, ustedes que son mil no iban a venir a buscarme y por ENÉSIMA vez no las iba a buscar para que me dijeran 'No, estoy ocupada con todas estas nuevas personas'. Y me duele, porque yo también te quiero, pero de verdad. Yo te perdonaría cualquier cosa, menos el desinterés que siempre me mostraste. Rubia: todo el día juntas. Todo el día juntas, todo el día ¿Alguna vez yo dejé de decirte que eras mi mejor amiga? ¿alguna vez te hice sentir sola? Espero que no, que no me odiaras aunque nunca pudieramos contar con salidas. Ahora quizá quieras saber que salgo y que te extraño. Que me vuelvo sola en remises desde La Plata y nadie se atreve a decirme nada. Que ya no soy lo que era, ya no me importo ni siquiera mí misma, no me importa fumar cigarrilos hasta hartarme (quedense tranquilas de que ya no me ahogo con el humo) o que aprendi como pasarla bien en los recitales a los que voy. Que yo a vos te extraño boluda, a vos sí te extraño pero nunca (nunca) me animé a llamar. Siento que estás en otra y que no vamos a ser lo de antes. Creo que crecí mucho, haciendo las cosas para el culo, pero aprendí. Me banqué los golpes con personas que no fueron ustedes y me los sigo bancando, y puedo. Ustedes se ve que también pueden, siempre que quise volver me hicieron sentir eso. Por eso me borré. Pochi, qué me vas a decir vos. Qué podés saber vos, qué sabés sobre las cosas que yo viví, qué sabés por qué me desahogo con tantas cosas, hace años que no sabés quién soy. Y si querés ignorar todo eso, hacelo. Y si querés venir con las palabras más detonadoras que puedas tener en tu vocabulario, hacelo. Es exactamente lo mismo. Difícil es para cualquiera haber vivido tanto con una persona para que terminaramos siendo dos más del montón, de esas que se cruzan en la calle, y no se van a saludar.

2 comentarios:

Luu dijo...

Sin palabras. Te desahogaste, expresaste todo. Entró, me tocó el corazón, y ahora sale otra vez. He estado en tu misma situación, creeme que con el tiempo todo se soluciona. Y ésto vos también, lo vas a lograr.
Un saludo.

Camila Chaumeil,Stefano Romagnano,Sofia Cardich. dijo...

Muy interesantes tus comentarios, gracias.